Patrimonio Histórico

Centro histórico

El centro histórico de Begíjar, integrado por un torreón que testifica la presencia de un castillo de significativa incidencia estratégica en la comarca durante la Baja Edad Media, una iglesia parroquial de clara volumetría y empaque de fortaleza, y el Ayuntamiento, que conserva su originaria portada del siglo XVI, tiene incoado expediente desde 1983 para su declaración como Bien de Interés Cultural por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Torreón Árabe Siglo XI

Torre del homenaje del antiguo castillo, conquistado por Fernando III en 1226, y donado a la recién creada Diócesis de Jaén. Fue vivienda de los Obispos Jiennenses y más tarde convertido en cárcel eclesiástica. Está compuesta por dos plantas de importante y gran valor artístico-estético, la primera cubierta con una bóveda terminada en unas falsas trompas de ladrillo, la segunda, muy interesante, la forman ocho nervios de ladrillo sobre cuatro trompas apuntadas, que forjan la cubierta. Esta segunda planta tiene cuatro huecos: dos aspilleras apuntadas y dos ventanas con bóvedas de medio cañón. La edificación recuerda más a la construcción religiosa que a la defensiva. Fue catalogado como bien de interés cultural en el año 1985.

Iglesia de Santiago Apóstol

La iglesia parroquial de Santiago Apóstol inició su proceso constructivo en el siglo XIII y se concluyó en el XVII, aunque la fábrica primitiva ha desaparecido prácticamente como consecuencia de las múltiples restauraciones. En su aspecto exterior, de una grandiosidad austera, predomina el muro sobre los vanos, y su torre tiene planta cuadrada, con basamento y cuatro cuerpos separados con moldura, aunque no alcanza la altura que proporcionalmente le correspondería en relación con el volumen del resto del edificio. Uno de los elementos más característicos es la portada, de finales del siglo XVI, con arco de medio punto, abundante decoración de grutescos, medallones de San Pedro y San Pablo y escudos episcopales, y rematada por un relieve de Santiago Matamoros en hornacina con frontón triangular que contiene, a su vez, otro relieve que representa a Dios Padre.

Su interior consta de una amplia nave con tramos de arcos fajones, cubierta a principios del siglo XVII por bóvedas de medio cañón, en tanto que el prebiterio se cubre con bóveda de cañón con casetones. Destaca el camarín barroco del Cristo de la Vera Cruz, de base cuadrada, enmarcado por columnas salomónicas, con una gran ventana que lo ilumina, bóveda ochavada y profusa decoración vegetal de frutas complementada con querubines, evangelistas y alegorías de la vida y muerte de Cristo.

Palacio Episcopal Siglo XVI

Magnifico y sobrio edificio renacentista declarado como bien de interés cultural en 1985, fue una de las principales residencias de los Obispos de la Diócesis de Jaén en la provincia. Tiene forma de L y de su fachada de mampostería regular destaca su portada adintelada rematada con el escudo heráldico del Obispo Fray Benito Marín. Conserva las antiguas dependencias, así como el precioso huerto medieval, que continúa con su primitivo sistema de riego. Destacan unas espléndidas cantinas, divididas en dos salas abovedadas con bóvedas de medio cañón en sillería, reforzadas con arcos de ladrillo.

A lo largo de la historia , el Palacio Episcopal ha acogido a una gran lista de invitados de honor, tales como Felipe II o a Miguel de Cervantes y Saavedra, además de un sinfín de personajes ilustres.

Casa Natal de Patrocinio Biedma

En esta casa labriego-solariega (s.XVII), nació Dª Patrocinio de Biedma y Lamoneda. Importante escritora, poetisa y articulista Española, que da nombre a la misma calle donde se ubica la vivienda.